Domingo 22 de Octubre 2017

Ideario

La misión es facilitar el proceso de formación y desarrollo de personas integras, con una profunda formación cultural, humana y moral inspirada en los valores perennes del humanismo cristiano, por su genuina conciencia social y por su liderazgo de acción positiva, promoviendo el auténtico desarrollo del hombre y de la sociedad.

Los colegios La Salle representan una comunidad educativa integral y comprometida que garantiza que los educandos adquieran conocimientos fundamentales y desarrollen habilidades intelectuales, valores y actitudes necesarias para alcanzar una vida personal y social plena.

El sistema educativo La Salle promueve ante todo una educación en los valores humanos universales; el sistema promueve la dignidad de la persona humana siendo el valor más importante, para que el estudiante sea el protagonista en la adquisición de su saber, tomando conciencia de su dignidad y trascendencia en la vida para cumplir una misión dándose a los demás hombres en un afán de servicio y de amor.

Educa la inteligencia, forma el carácter, la conciencia, la razón y al hombre en todas sus dimensiones.

La profunda formación moral y humana implica que los alumnos comprendan el proceso de búsqueda, descubriendo su misión, cultivo y difusión de principios y valores personales que fundamenten y orienten su vida, inspirados en los valores perennes del humanismo cristiano.

Promueve una profunda y genuina conciencia social, comprendiendo la dimensión social de su naturaleza siendo plenamente conscientes de la responsabilidad que esto entraña, comprometiendo a la comunidad educativa a colaborar incansablemente en la defensa y promoción de una auténtica justicia social.

Formando hombres y mujeres en los VALORES HUMANOS, SOCIALES y RELIGIOSOS:

Los valores de vida que están presentes de manera operante en la comunidad educativa La Salle en la cual se expresan los valores por medio de auténticas relaciones interpersonales entre los diversos miembros que la componen y por la adhesión, individual y comunitaria, a la visión de la realidad en la que ella se inspira encontrando su plena realización y, de ahí su unidad:

Libertad y Responsabilidad, Justicia, Solidaridad y Bien Común, Dignidad Humana, Fraternidad, Trascendencia, Sentido y Significado de la vida humana, Integridad, Igualdad, Colaboración, Compromiso con la naturaleza (Medio Ambiente), Respeto, Lealtad y Honestidad.

La tarea es fortalecer los valores permitiendo a los alumnos asumir su responsabilidad y compromiso familiar, ecológico y social mediante el desarrollo de hábitos constructivos.

Promueve y vive un ambiente animado en el espíritu evangélico de la caridad cristiana de libertad hacia la perfección

La comunidad educativa forma profesores, directivos, administrativos y a los padres, como figura central en cuanto naturales e insustituibles educadores de sus hijos y, los alumnos, copartícipes y responsables como verdaderos protagonistas y sujetos activos del proceso educativo.

La comunidad educativa es, el lugar de evangelización y de auténtico apostolado y e acción pastoral, como naturaleza de su misión, directamente dirigida a formar la personalidad cristiana.

La comunidad educativa transmite la cultura y fe, y fe y vida fundiéndose armónicamente, integrando el mensaje cristiano en el dinamismo de las virtudes cristianas.

El trabajo intelectual del alumno estimula y enriquece la formación de la personalidad cristiana para alcanzando su perfección.

El trabajo interdisciplinario en su proceso didáctico se produce y prepara a los alumnos presentando temas que superan los límites de cada asignatura cuando aparecen los temas como:
El hombre.
La familia.
La sociedad y la historia.

Forma a los alumnos a vivir en la ética social cristiana como principio que Dios puso al hombre al servicio del hombre guiando al alumno a conocer los elementos como:
Persona Humana, centro dinámico del orden social.
Justicia, reconocer a cada uno lo que le es debido.
Libertad, derecho primario de la persona y de la sociedad.
Paz, tranquilidad en el orden y en la justicia a la que todos tienen derecho.

Que dirigen a los alumnos a una opción consiente, vivida con empeño y coherencia para ser, saber, hacer y convivir en un mundo más libertario, justo, equitativo y fraterno.

Su desempeño educativo es formar personalidades fuertes cristianas, capaces de resistir al relativismo debilitante, de vivir coherentemente las exigencias propias de una sociedad desorientada.

Estimular y potenciar desde dentro a los alumnos en la vivencia de las virtudes del propio cristianismo, vivo y operante para contribuir como norma de vida en la construcción de una sociedad más plena y justa.

Forma hombres y mujeres con personalidades íntegras fuertes y responsables, capaces de hacer opciones libres y justas para su vida.

Ideario La Salle Ideario del Colegio La Salle

Himno La Salle